AUNQUE VIVIERA MIL AÑOS


Jamás podría olvidar la intensa emoción con que miré aquella figura. Era la de una mujer, la más exquisita que había contemplado jamás. Tenía vuelto el rostro hacia el escenario, pero en tal forma que durante unos minutos casi no pude ver nada de él, pero toda su figura era "divina" que me parece ridículamente débil cuando ahora lo escribo.
La magia de unas bellas formas en las mujeres, la brujería de la gracia femenina, ha sido siempre para mí una fuerza a la que jamás pude resistir, pero en aquella mujer se encarnaba la gracia más pura, "para el bello ideal" de mis más delirantes y entusiásticas fantasías.
Aquella figura, que en su mayor parte podía yo ver gracias a la construcciones del palco, era de estatura algo superior a la ordinaria, y ya casi llegaba, sin lograrlo del todo, a lo majestuoso. Su perfecta lozanía y su gracia corporal eran deliciosas. La cabeza, de la cual sólo era visible la parte posterior, rivalizaba en contorno con la de la griega Psiquis y estaba casi al descubierto aun cuando se tocaba el sombrero de gaza aerienne, que apoyaba en la balaustrada del palco y hacía estremecer todos los nervios de una de esas mangas sueltas y abiertas hoy tan en boga. Apenas le llegaba al apetitoso encaje, que le caía graciosamente sobre la mano, dejando sólo al descubierto los delicados dedos, en uno de los cuales brillaba una sortija de diamantes que me pareció tener un extraordinario valor, la admirable redondez de su muñeca quedaba realzada por un brazalete que la ceñía, también adornado y cerrado por magnífico broche de piedras preciosas..., cosas todas que me hablaban a la vez de la riqueza y el buen gusto de quien las llevaba.


Estuve contemplando aquella regia aparición media hora por lo menos, como si de pronto me hubiese convertido en una estatua de piedra; y durante aquel espacio de tiempo sentí toda la fuerza y la verdad de lo que se ha dicho contado respecto al "flechazo" en el terreno del amor.


Fragmento del cuento Los Anteojos, Edgar Allan Poe

15 comments:

DTALIX said...

Hola Ligeia, bienvenida a la blogosfera, aunke se un campo ya conocido.

Bonita imagen tienes, algo siniestra a la vez, pero al final interesante.

Saludos.
DTA

Amapola said...

Que extraa aparición, Ligeia, ese nombre suena en mi cabeza y en mi corazón tanto como las alas de los cuervos...
Le invito a visitarme, también fuen Poe el inspirador de mis horas, él y sus sueños de opio donde desataba su demonio perverso e iracundo.
Me alegra encontrarte.

Mi beso

Anonymous said...

Experiencias semejantes de un encuentro olvidado en los recovecos de la memoria... los subterráneos encantos de una alma femenina congelaron los latidos del planeta del misterio...


Sakyamuni.

Ligeia said...

Mis siete cuervos cuidan mi ferétro y esa es la unica razón de que esta osadía, me pregunto ¿algunos demonios sabrán que mis encajes son sólo por coquetería femenina?

Raphaela said...

Tengo listo el texto Ligeia, tus cuervos me tenían acorralada, tu sabés mi temor a las aves y justo mis espantapájaros estaba cuidadando mi biblioteca.
¡Nunca más envies a Nosferatu! era muy parecido a un espectro conocido por nosotras...

Perséfone said...

Al parecer tenemos mucho en común.
Un abrazo

DTALIX said...

me conoce usted? ke me visita?

ahi esta mi mail espero su respuesta.

Alexia said...

Hermoso espacio, linda imagen, como dice un amigo sensualmete siniestra
un abrazo gigante

Nosferatu said...

ligeia, hija de la noche y de morfeo, hermana de las furias, compañera de gimientes apariciones, ligeia, encantamiento hecho de esencias perdidas, condesa de lúgubres sensaciones, dulce ligeia, mi estrella polar.
afortunada oportunidad la ke me trajo a este voluptuoso encuentro.
no deje de escribir, sin dejarse influenciar, usted resplandece por su sola existencia.
tiene toda mi atención...

Lord Lavengro said...

Cuando el ángel caminaba junto a Hiperíon y Endimión por los obscuros bosques titánicos, en un pequeño rincón de rosas negras que crecían al lado de la fuente, Psiquis miraba el reflejo de la luna en las profundas y quietas aguas; al asombro de tan divina belleza dobló sus rodillas y sus alas tocaron el suelo, sus lágrimas de ángel brotaron desde sus ojos al pasto que hizo florecer rosas del color de la sangre...

Gracias por traer estas imágenes a mi oscuro mundo Ligeia, por hacer caminar junto a mí un pequeño trecho a Poe. Y también gracias por dejar tus palabras en mi rincón incipiente de versos y letras.

Un saludo, Princesa de los Cuervos y Reina de la Noche.

Glauca said...

Bella imagen y bellas palabras de Poe. Agradecida por tu visita y tus palabras.

El Hijo del Quijote said...

Saludos...

Lucha de gigantes... suena en mi fondo.

HdQ

SoL LuNaR said...

que mágica...

BELMAR said...

Edgar Allan Poe...
se agradece la cita con un clásico
del claroscuro...

Cletus Qasidy said...

indudablemente es magía negra, "brujería de la gracia femenina", hechizos que pueden llevar a la perdición a más de un hombre