CONJURO DE LA LUNA Y UNAS MANOS DE TIJERA...

El prodigioso deseo de gobernar las profundidades y lanzarles por medio de la horca al precipicio, eran las extrañas circunstancias de la tiniebla de mis manos...

Te conté una historia poeta, de ángeles que gimen al dolor y otros que aman y no saben qué es ese sentimiento y huyen despavoridos... No cualquiera es un coleccionador de espantapájaros vivos, y más aún posee un teatro de sombras en la intemperie...
Presa de una ligera duda acerca de mi procedencia y del amor incestuoso de Poe
me extrañé al verme con vida aún, pues sabía que me había convertido en una diosa de ébano, me había hecho como en los cuentos de hadas, pero aún faltaban partes...
Mis gárgolas me habrían hecho pedazos de no ser por lo pervertidos que pueden llegar a ser los cuervos, que comunican a las tinieblas que otro muerto es recluído ... ¡ahora me perteneces! ¡espíritu!, ¡rie Caronte al transitar por las aguas!... y que aún bebiendo el intenso veneno derramado en mí y salido de mis labios que hace la muerte más apetitosa, le aniquila fébril y estrangula...
La ingenuidad extrema derivada de mi gran poder le hubo llevado a pensar a los ángeles, en sí había sido mi adversaria una Princesa de los actos Suicidas, más sabía que ya no lo sería jamás...Aunque no estuviese muerta... El amor por Ninómade se había extinguido, a sabiendas de lo trascendente que podía llegar a ser un corazón hecho trizas por unas tijeras, como el suspiro de su mirada a cinco centímetros de la mía, ¡a quien quieres engañar le dije a Ninómade sé perfectamente que no me amas! sé que eres un inhumano capaz de asesinar, no sabes amar, y te escudas en Dios... Vociferaba... no podía abrazarle sin que mis manos le dieran una cortada... mis manos eran garfios...
Como la exquisitez de mi altanería al mandar sobre mis corsarios de la noche siniestra... la luna llena en mis manos, me complacía despertar a Algenib con un beso escuálido... un ataque exquisto y corpóreo ante su presencia y como la belleza la poseo a cada milésima, hacía respirar al mundo la palabra DESEO... tengo un olfato, muy fino como los lobos y sé como son los sentimientos masoquistas... Mi deseo sería quedarme tan sólo un rato a ultimar algunos detalles aunque la velada se demoró en demasía, tanto que al salir de mis encajes lujuriosos no pude emprender el camino que me llevaría hasta Algenib, tal y como me dibujó en mi plano el bufón de Raphaela, Percibal, Llegué hasta su Castillo de Poetas Gigantes... Reconocí a Cortázar de inmediato... me guiñó el ojo... oscuras dibujando amenazas sobre mis bárbaros cuervos que me escribía Cervantes...
-¡Parecía que me eras conocida!- dijo Hesse al ver mis manos, el miedo de los infantes de las sombras se desdoblaba a mi paso, tenían miedo a la luz, miedo al ver mi tránsito, miedo a la fatalidad de mi poder. Y mientras avanzaba hacia el escribano, un demonio salió de improviso... los recuerdos de sus palabras, ¡te quiero! ¡no te amo!... ¡eran poderosas!. Entre el fango, el teatro, las sombras, me seguían enjambres de escritores locos que no me quitaban sus ojos de encima. Poco a poco y según me repetía a mí misma el por qué mis palabras escandalizan.... trataba de recordar a Algenib y como llegó en el momento oportuno..
le preguntaré al oráculo cíclope si es Algenib... es quién....
todo se iba haciendo más intenso, el terreno de letras, los seres literarios me rodearon y frente a mí se halló él... recitando los siete pecados capitales... Sus letras rugieron hacia un peñasco cercano sin perderle de vista y sus prosas comenzaron a rodearle y con sus característicos gestos comenzaron a pronunciar una especie de rezo promovido por el ángel suicida para engalanar la noche en que ella próxima a la muerte vió mi creación inconclusa con lágrimas en sus ojos... con uno de sus rezos, que ella misma originó. Todo estaba preparado para que comenzara el espectáculo en mi teatro de las sombras ¡Aquí no se mueve ni un personaje sin que yo lo ordene!, Oberón se asomaba para comenzar el primer acto de la barbarie, quedé sorprendida al ver como el escritor y el ángel se consolaban mutuamente en los castillos de hielo, deseaba un cuervo así de complaciente uno que me besara en los labios al caer la noche... ¡como les observaba! Y mientras el escribano no daba prenda ni decía donde estaba su castillo, si su pluma fué mía alguna vez en mis sueños de féretro, me ardía en los huesos la idea de un amor puro...

¡Basta! Déjenme sola!...

Y en unos instantes todo mi séquito de cuervos completo a excepción de Oberón y mi lobo Estepario desapareció en las tinieblas,
El amor me había dado las primeras cortadas... Y era perverso el estado del enamoramiento e idiota...

-¡No son tus alas de ébano, ni a tí a quién amo!...
nadie ama porque sí, aún cuando hay quienes te deseen sin manos...
La exquisitez y la exuberancia de tu belleza oscura, seguirá persistiendo de una y de otra renacerá una historia similar... pero ninguna será como esta...
Un alma pura se esconde tras tu faz de asesina, misteriosa y fría de mortales e inmortales sueños y tragedias conjuntas... El amor es cosa de humanos y el odio es un invento de tus demonios y todos juntos inventamos las historias fatídicas de quienes se cuentan y otras peores aún... que se inmolan y tú las escribes y la haces conocidas-

.. Salí de mi Castillo del Espanto con mi lobo en las estepas y miré la luz de otros ángeles y me horrorizé al ver mis manos, ¡cuéntame! ¿cómo sabes tantas cosas de mí? has pronunciado mi nombre en las tinieblas y me has reconocido sin temor alguno a que te destruya ¿Quién eres en realidad?
¡habla de una vez escritor! ¡porque has visto mis manos!...
Soy... Quien siempre debí...
¡Qué no ves como brilla mi medallón de los hebreos! Soy la Princesa de las pesadillas de Poe... cuando duermo simulo ser un ángel, mis alas están renovadas, ya no hay heridas en mi dorso y mis labios son coloreados por las ninfas de la misericordia.
¡No he perdido nada!...
Mis libros han sido abiertos...
¡Me has liberado!-
Y ¿sabes tú lo que es la felicidad Algenib? En el infierno tengo muy buenos amigos y saben de mi RENACER y les ANIQUILA...

¿Conoces la luna llena?...

-No, nunca la he conocido como plena, debe ser como la luna vista de noche desde la Tierra, pero tú que bien conoces sus danzas y a cambio me besarás en la boca unas tres veces-...

Algenib... me has besado y no recuerdo cuantas veces... hay algo en tí que me es familiar, si me besas de nuevo reconoceré tu saliva...

-Me conoces desde siempre Ligeia... Tu sabio poder me ha acechado en varias ocasiones.. tu instinto fiero, tu placer. ¡No me vayas a decir ahora que todo fue uno de tus hechizos y que estuve con otra!-...

...No, ¡es ella! ... yo jamás seré ese ángel, tengo manos de tijeras ¡no soy buena! ¡ya te lo dije!

-¿Qué? Entonces... ¡Ninómade estaba en lo cierto! NO SE PUEDE AMAR UN ESPEJISMO...

He creado una HISTORIA...

-Pero... ¿por qué?-

¡Para saber lo que es el amor!
y he huído...

...Todo está confuso, el escritor es quien sabe más de mí que yo misma, trataré de ser cautelosa... Podría ser un Dios Pagano este Algenib y ni cuenta me daría de su estirpe... unas estrellas se movían a una velocidad de vértigo en dirección a mi cuerpo hecho fuego, y la luna por encima de mi cabeza hacían presagiar la buena nueva: un nuevo conjuro le había dado de beber en la boca. Pero resultó que no fue tan cierto, poco a poco se hizo el alba, mi lobo reía, el silencio se apoderó del lugar y la luna se quedó dormida, se desvanecieron sin quedar ni rastro del escritor ¡y el ángel! ¿dónde está? fatal resultaba la palabra amor, aniquila a los que ama, pero les ama... es el castigo de ser la Princesa de las Sombras... estaba escrito en mis manos...

Se abrió un camino a la siniestra en mitad de un cielo encantado, que hubiese jurado haberlo visto antes en una de mis pesadillas de niñita Princesa, parecía descendente, muy descendente conforme caminaba por él y tenía miedo...

-Estos son tus terrenos, te mostraré el camino Ligeia, ¡quiero que cuando crezcas seas una Princesa Mala!-...
Me decía Poe antes de quedar dormida al alba...
Algenib comenzaba a escribir una historia y un ángel le seguía las huellas...

¡La luna se ha completado!...

102 comments:

Andrea said...

fascinante blog!!!!
gracias por tu visita y palabras en el mío.
cariños
ANDREA

Vade retro said...

Princesa, tus letras danzan entre las tinieblas buscando el iluso ritmo del sentir.
Nada existe, nada es real, más allá de tu infinita belleza lúgubre.

sonia said...

Vincent! vi este corto hace algunos años! fascinante!

Pachmina hinó said...

Me encanta esta historia Mikami, Vincent Y tu como Princesa pequeñita.

Ligeia said...

Pachmina siempre quise verme como Princesa pequeñita, en mi baúl uno de mis cuervos trajo mi fotografía creo que tenía tu edad...
Besos de luna...

Karla said...

Sabía que no olvidarías a Vincent!!
Ligeia has logrado darme en la fibra, la melodía es hermosa.

Lord Comte von Anendorf said...

INASIBLE LIGEIA: Vuestra majestad jamás tiene que pedir perdón, es más, vuestros negros labios deben cancelar para siempre esa palabra, sepultarla desmembrada en el pozo más profundo, más cercano a las llamas del infierno.
Vuestra presencia siempre será bienvenida a mi espacio que, no lo olvidéis, es vuestro desde el inicio. Todo en él es sólo un pretexto para captar vuestra augusta atención, para sentir el hielo caliente, la llama congelada de vuestros perennes ojos que miran hasta siempre...Beso vuestro viés rendido de veneración, DarkLady.

Pacita said...

Princesa : Un abrazo para ti en esta nueva etapa donde siempre te encontraras bella .

boris said...

querida princesa, "para saber lo que es el amor" hay que crear historias, lazos, es una aventura, exito en ese camino, boris

. said...

Me encantó la historia y más aún el sentido de un nuevo camino sin un demonio en tus espaldas, de los cuentos que te contaba Poe antes de quedar dormida en tus días de niñita princesa.

paulina hari said...

Madame Ligeia como siempre tú...
El amor por Ninómade se ha extinguido y aparece el ángel, la luna se ha completado y comienzan las danzan en la oscuridad...
Algenib ¿quien es Algenib? y tú pequeñita... ¡que hermosa historia! compleja, intelectual, me gusta el estilo sofisticado, femineidad absoluta en cada frase viniendo de tí ángel malvada ¡y cuidado! los cuervos son mis amigotes, nada de acariciarlos mucho, me gustan despeinados y malhumorados en el mauseleo de mi tumba cercana,
Me gusta la frase
"Y pensar que la Disco era una misa de Muertos"

Alexandra said...

Esto es un sueño para mí
¡Vincent Price! con Roger Corman hizo adaptaciones de tu Padre Poe "La caida de Usher" "el cuervo" "la muerte de la máscara roja" " la tumba de Ligeia" seguramente pensando en su Princesita mala...
Ligeia ¡espectacular! sentí tal emoción a ver a Vincent de Burton en tu historia y tú ser ese ser magnífico que por el sólo hecho de ser diferente era apartado, su Padre era un octogenario mágico que su único pecado fué morir antes de terminar su obra maestra ¡hermoso! sencillamente hermoso, Algenib, Raphaela danzando en los Castillos de Hielo...
Y tú caminando por un costado de los mausoleos sin temor a la luna y a sus conjuros que espantan a los espantapájaros vivos...
¡la melodía! ¡hermosa melodía!,
Sabía que algún día estaría el Estepario junto a unos de tus Cuervos,
¿recuerdas a Vincent tocar la flauta?...
Creo que haber despertado fué un hermoso regalo que me dió la vida,
Y esta historia... las más hermosas de todas...

Rosscorpion said...

Sombría narración, nice post.

Ligeia said...

Alexandra andabas extraviada en la luna francesa, sabía que Vincent tocaría la flauta en el séptimo cielo...
¡Parecía que me eras conocida!- dijo Hesse al ver mis manos, el miedo de los infantes de las sombras se desdoblaba a mi paso, tenían miedo a la luz, miedo al ver mi tránsito, miedo a la fatalidad de mi poder. miedo por mi hermana luna no despertara de su mal sueño Y mientras avanzaba hacia el escribano, un demonio salió de improviso... los recuerdos de sus palabras, ¡te quiero! ¡no te amo!... ¡eran poderosas!. Entre el fango, el teatro, las sombras, me seguía una japonesita que me recordaba cuan redonda puede llegar a ser la luna... Poco a poco y según me repetía a mí misma el por qué mis palabras escandalizan.... trataba de recordar a Alexandra y Dina Sakura casi me mata de un infarto...
le preguntaré al oráculo cíclope si la falta de unas manos me hacía un demonio...
todo se iba haciendo más intenso, el terreno de letras, los seres literarios me rodearon y frente a mí se halló él... rezando por tí... no era tan malo después de todo... Sus temores rugieron hacia un peñasco cercano sin perderle de vista y sus demonios mentales comenzaron a rodearle y con sus característicos gestos comenzaron a pronunciar una especie de rezo promovido por el ángel suicida para engalanar la noche en que ella próxima al adios reconoció ver amado a un demonio.. con uno de sus rezos, que ella misma originó. Todo estaba preparado para que comenzara el espectáculo en mi teatro de las sombras ¡Aquí no se mueve ni un personaje sin que yo lo ordene!, Itzakú se asomaba para comenzar el primer acto animé, quedé sorprendida al ver como él y el ángel se consolaban mutuamente en los castillos de hielo, deseaba un cuervo así de complaciente uno que me besara en los labios al caer la noche...
¡No se puede amar a un espejismo!
Decía Ninómade...

pablo h. said...

Sabía que eras una mini Princesa cuando dormías y que Poe acariciaba tu pelo mientras te escribía historias.
Sabía que un espantapájaro vivo custodiaba tu castillo y un ángel cuidaría tu sueños de féretro.
Te has preguntado porque los poetas declaman sus versos en un conjuro,
yo también me he preguntado si un ángel habita en el mío...
Pero prefiero no pensar...
Tu nombre me hace daño,
es inevitable pensar en ángeles sin pronunciar el nombre de una, aunque hayan otras,
los segundos cuentan
y los relojes dan el tiempo exacto,
ya no hay mucha prisa, comienzo a decaer en el aljibe que tú misma has construído y me he visto sin querer en las aguas de Caronte sumergido,
tienes razón, tus cuervos despiden a los espíritus extraviados en medio de la noche,
y yo estoy perdido en una quimera que sepulta los recuerdos del ayer para hacer más daño a un poeta camuflado de orador,
sabías que en medio de la noche yo también despierto gritando
y me pregunto que es de tí,
tu cuervos no dan pistas,
y si anduviera con otra,
si besara a otra creéme no sería el todo libertario,
en la morgues no hay señales de tu sombra, ni de tu poder literario que es fuego,
¡todo lo perdido!
mientras tu te liberas,
tu recuerdo me aprisiona en las mazmorras de tu Teatro sepulcral, no hay nada más prometedor que ver mis seres queridos, y saber que tú no estarás en los que busco,
sabía que biblia Dostoievskiana te sería de ayuda, más no sabía que era Poe quien te robaba el sueño, eres hermosa lIGEIA tu corazón es un sueño ¡jamás será una pesadilla! aunque éste robe el sueño de muchos, sé de tu alas y me causa dolor el tiempo transcurrido
y tu silencio que es peor aún, es un espiral constante,
una similitud, una variante ver el tiempo acorazado y escudado en un reloj embrujado, si caigo de nuevo, si muero como otra veces guardaré tu recuerdo,
y ¿Vincent? acaso el no se creía Poe recitando el Cuervo...
Sí, la melodía en su flauta triste es una de las más nostálgicas que oído,
sabía que tus manos revelarían el estado de la luna y su reflejo al ver al Estepario de Hesse,
yo al igual te hubiese reconocido y curiosamente te hubiera guiñado el ojo como Córtazar y peor aún hubiera espantado a todos los demonios como Cervantes con sus molinos de vientos,
Raphaela acaso no es ese ángel de Wim Wenders, acaso Algenib Alighieri es quien baja a los avernos,
Hermoso mundo has construído, no hay nada mejor que tu imaginación
no hay nada mejor que verte liberada, no hay nada mejor que verte transitar como mini princesa por tus caminos oscuros sin que estos te causen miedo.

Raphaela said...

Pablo soy esa ángel de Wim Wenders

Dos ángeles de la guarda vuelan sobre Berlín, son invisibles llenos de benevolencia, ninguno dice lo que siente por el otro... ¡Que hermoso eran esos tiempos Cassiel! y en la distancia ¿me extrañarás? me dá temor el ángel del tiempo,(lee a Poe y ríe)...

Nos apoyábamos en las alturas de estatuas de ángeles gigantezcas...Fuimos juntos a ver en las alturas como los humanos eran capaces de llorar... tuve vértigos al ver el abismo en nuestras frentes...
La humanidad había sido indolente, tuve que estar en exilios no deseados, inmovilizar mis alas y endulzar mis oraciones mientras algún humano, en el momento de su partida, me reconocía... sabía que los condenados a muerte irremediablemente morirían y es así como sucedió en distintas generaciones. Nuestras alas se entregaban al dolor continuamente, mi locura se evidenciaba por la desilusión de los humanos... Y aprendí a tener odios... Ver las guerras me hizo reconocer sus codicias, ver a los asesinos, verles el rostro, seguirles la pista para sólo observarles, sin poder interferir ¡maldecí ser un ángel! y tuve adeptos,

Ligeia no nos debemos nada,
ni el amor del mismo ángel
a fin de cuentas no hay gran diferencia entre Cassiel y Ninómade,
el ciclo ha concluído
¡la luna se ha completado!...

Eros said...

Que bella estela dejaste...

Bien puedes danzar al otro lado de la luna, cubrir con tu manto negro.

Ven impregnate de mi esencia y pedire por ti a todos los dioses del Olimpo, para mitigar tus penas...
Eros..

aleucaleucis said...

¡Vaya nochecita querida!, ¿de verdad le dije eso? ; y, ¿sabía que mi abuelo fue un cuervo?. Si cuela, cuela.

Pachmina hinó said...

aleucaleucis
Si tu abuelito fué un cuervo, menos mal que era uno pequeñito,
Tu nombre me gusta parece trabalenguas.

Leandro Bertini said...

Gracias por tu visita, creo que debe ser, pues los Bertini somos de una sola rama en Chile, una rama que nacio en 1891...¿Por qué la pregunta?

saludos

Ligeia said...

Leandro...
Me encanta el arte, una de mis
galerias favoritas es la Praxis en Vitacura, Leo Godoy Mühsam, Mónica Libedinski y Paco León son algunos de mis favoritos, Paco León "el artista" muestra un gesto pictórico sin querer en el habitat de Aída una de mis escritoras predilectas a quien tuve el placer de conocer toda una vida, simbolismos y espejismos en la fatamorgana, etnias futuristas entrelazadas en los seres zoomorfos y antropoformos, "otro paisaje" es la única obra que podría enajenar cierta analogía con su entorno.
Casi cuento con el placer de dicho cuadro en mi ferétro, hoy tengo dos maravillosos cuadros que por causas obvias y sólo por deleite personal de colores poseo de una artista de Viñamarina...
Una proa al caer el sol con sus matices encendiarios, juego posesivo de tonalidades fuego, el otro es netamente vanguardista de modernidad también en el mismo tono...
Cuando conocí las obras de Giancarlo Bertini en la galeria Bucarest en el metro el Golf, subterráneo plaza perú el año pasado quise ir a remate por uno en particular... Pero las monedas de plata no pudieron llenar sus bolsas...
En la obra de Giancarlo Bertini predomina el color y la figura humana en sus perfiles de rostros y de contornos colores pasteles, para anclar desde ella la composición de planos que transforma en superficies tonales, iluminaciones que actúan como las de las transfiguraciones espirituales, elementos simbólicos como naranjas, limones que tienen diferentes significados, que sólo él entiende, todo esto trabajado con capas de colores superpuestas creando transparencias y luminosidades que aparecen entre las pinceladas creo que aprendí a reconocer su trabajo...
Fusión de Epocas, Trapecio ambas mis favoritas.
Te recomiendo la Galería Cecilia Palma, Isabel Aninat, StuArt donde conocí el trabajo casi en su totalidad de Paco león, pero con él nunca puedes decir que lo has visto todo...

dina sakura said...

He quedado sorprendida Ligeia con tu descripción pictórica ni yo lo hubiese explicado mejor con algunos de mis conocimientos en apreciación de enfoques,
no sabía que en tu castillo sofisticado tuvieras dos cuadros en esos colores particularmente, recuerda que no conozco la decoración actual de tu féretro, pero lo descriptivo en las nuevas tendencias vanguardista han proclamado el rojo como color inicial...
Leí tu historia, maravillosa, exquisito trabajo literario, creo que has avanzado tanto que es indudable la complejidad, las figuras las empleas a tu antojo, puedes envolver al lector desde la primera línea, acabado perfecto en simetría, cada texto supera al anterior ¡felicitaciones! y créeme soy muy crítica contigo, pero soy una lectora adicta a tu literatura, no hay mejor placer de una buena lectura al caer la tarde...

koquira said...

Acabo de descubrir tu rincón, muy mágico, muy Tim Burton...

Carlos Rodríguez Ibáñez said...

Ligeia, vida mia....

Nadie te ha olvidado, sólo tú has desaparecido de mi vida...VUELVE!!!!


BESOS!!!

Tu más ferviente amante

Ligeia said...

Dina Sakura...
Uno de mis placeres es tomar un café, llevar un buen libro e ir a una buena exposición de arte, esta semana estuve invitada a un encuentro literario, esta semana fué de cafés y conversaciones creativas, aveces pienso en la formalidad de la gente sencilla, me gusta apreciar a la gente... es como admirar un recuadro pictórico, o una buena obra de manos artesanales, los trabajos manuales tienen un valor incomparable, los artistas de las manos no sólo son escritores, los hay músicos, si hasta podemos hablar con nuestros dedos, dialecto silencioso conformado por señales visuales, tan bién las hay en el tacto, en lo palpable...
He conocido gente maravillosa estos días...
No hay nada mejor que leer un buen libro al caer la tarde...

Robin said...

Yo en cambio tampoco esperaba encontrar este mundo mágico, acompañado por una música que sugiere adentrarse en él - ¿”tijera”?
Estoy encantado por tu embrujo.
Te dejo en mi blog un comentario con el dato que me pides. La canción la puedes conseguir de tu propio ordenador. Si quieres más, “emule”, o mandar a mi casa un ángel prestado de tu universo para que le entregue los cds.
Un cariñoso saludo.

Ligeia said...

BE STILL MY HEART - SILJE NERGAARD

La bajé en un instante
Justiciero nunca había escuchado cantar un ángel, ni menos jazz en primavera bajo un bosque apestado de hadas, elfos y uno que otro gnomo jugando a ser como tú, ...quizás un duende malhumorado quiera regalarme la luna...
Pero a tí te encontré primero cuando el ángel dijo BE STILL MY HEART un duende la había escrito con su pincel de viento, ahora esa canción es mía es amí a quien pertenece, te la presto sólo por que cuando esos secuaces me robaban todas mis monedas de plata tú reiste, y en una alforja pequeñita habías dejado unas pocas mis gastos de princesa ...
Mi carruaje es acorazado no pretendas darle con tus flechas, que soy una princesa malvada...

Anonymous said...

Ligeia ¿que tomas? ¿que fumas? eres más adictiva que la novia blanca, tienes una imaginación que asusta, eres buena, realmente buena, deberían darte el premio a la mejor blogera eso se llama talento, nos has tocado la vena adictiva.

Alexandra said...

Me enamoré de Vincent...
de Yack y de Victor...
¿Cuál de los tres prefiere Ligeia para sus sueños de féretro?

doble visión said...

Ligeia...tienes el estilo de una persona que una vez me sacudió las estanterías...hay en tus textos, una creatividad que baja con la fuerza de una riada, llevándose todo a su passo y cuando digo todo, digo alma, corazón y mente...
Tus textos merecen una segunda lectura, por lo que habré de bajarlos a word...para degustarlos.
Me verás seguido por aquí...

saludos
marcelo

LATIDOS URBANOS said...

Ufff qué sitio, qué melodía, cuanto de Tim Burton me has hecho recordar...qué imaginación mujer, qué historia, si hasta me siento como en casa con tus cuentos de princesas y hadas....

Me encantó tu blog, permíteme robar tu link para ponerlo en mi blog.

Te leo..

SL2

Nestor said...

Las sombras que te habitan,perfuman mi madrugada de helados contornos,como la rosa que dejé morir en un libro de William Blake.

Oscuras cosas aladas rozan mi frente cuando merodeo tu guarida.

Un abrazo
nestor

german said...

que curioso!

Me dijiste breve ahora yo te digo a ti extensa... demasiado para esta horas pero te estaré leyendo sin dudas asi tenga que cortarte en pedacitos

Gracias por la visita!

Alewar said...

Oh!

El señor Poe!

Uno de mis favoritos sin duda.

Intentaré hacer algo parecido pero con una cancion.

gracias por verme.

see ya!º

AnemiX said...

Que blog más extraño...está bueno sí.

Ave Fénix™ said...

Cada escrito tuyo atrapa sueños, realidades, comienzos y fines, es una belleza poder pasar y ver que siempre hay algo que transmites de una forma poco convencional, a mi aunque me esten llegando las penumbras en más de una ocasión se que algún día podré ver la luz de la luna que me permita seguir caminando, todo aquel sentir que imprimes aquí es sorprendente, lleno de matices nuevos, lleno de emociones cargadas de adrenalina de principio a fin, que gran acierto es venir, perderme en tus líneas y regresar a la obscuridad.... sin sentirme presa de ella...

Pachmina hinó said...

Me gusta Vincent ¿es verdad que es como Dexter en su laboratirio?...

Pachmina hinó said...

¿O como Sinaki pero pequeñito?..

Ligeia said...

Vincent es como Poe cuando tenía doce..

Alexandra said...

¿Cuando tenía doce?...

||| hamahiru ||| said...

"Entre el fango, el teatro, las sombras, me seguían enjambres de escritores locos que no me quitaban sus ojos de encima"... Me quedo con esta frase... Tal vez buscaban a su musa.. Tal vez huían de ella y te cruzaste en su camino... Tal vez.. Un saludo

Silencio said...

Mravillosas tus letras y maravilloso volver a leerte, ya volvi con vosotros de nuevo, amiga, besitos.

Nanael said...

Querida Ligeia, te escribo desde las dunas de mi corazón desierto, pues he visto incrédulo que el amor no te es indiferente y creo que es capaz de hacer daño a la bella e inalcanzable también. Es increíble como palabras como "te quiero, no te amo", calan tan hondo en ti, tu que enfrentaste a la misma Muerte Roja, que asesinaste a tu propio creador enterrándolo prematuramente, te enfadas con Ninómade pues según tu no te ama, pero ¿qué es amar para tí?, en tu teatro de las sombras, tu eres el mejor personaje y sólo dejas de actuar cuando duermes, cuando le dices adiós a los que sólo quieren verte crecer... me imagino a Ninómade sentado ingrávido en el faro al final del espacio-tiempo, esperando la vuelta de su amada, aquella que está tan lejos y la vez tan cerca y que por más que se le oculte pugna por salir cuando dejas el estado de vigilia. No importa si decides enviar a tus cuervos a mi desierto, de todas maneras los estaré esperando en la cueva de los nadadores junto al recuerdo de la mujer que amé... Tu extrema belleza y sensualidad sólo comparable a Cleopatra en la perfección de su figura y la pureza de sus características será siempre objeto de deseo por títeres, demonios, bufones, adonis, payasos, cuervos, humanos y diversos arque"tipos" artificiales, pero algo hay en el tal Ninómade que te atrae, jamás será títere, su cerebro tiene muchas vidas de libertad, mas su corazón es neófito en el amor, por lo que entrega una energía no comparable al resto, aunque se escude en Dios y su ciencia, y tu fuiste capaz de reconocerlo. La mejor de las suertes Ligeia.
Siempre en primera fila... Nanael.

Alewar said...

When you believe in things that you dont understand,
Then you suffer,
Superstition aint the way, yeh, yeh!

Alewar said...

olvidava algo.

"El amor ha sido muy embellecido, ahora parece imposible, tan hermos, tan alto, tan parecido al cielo"

Eso, lo dijo mi viejo.

saludos!

Ligeia said...

...Había esperado en la cueva de los nadadores lo que había durado mi lámpara a gas, sentía en mis encajes un ardor parecido al infierno, estuve paciente esperado en el desierto ¡Son mis dominios! los conozco desde mini-princesa, sentía en mí un vértigo parecido al amor, me preguntaba si andaba extraviado mi Príncipe Siniestro en su mapa de las cosas perpetuas, Yo esperaba con los geroglíficos en mi cuerpo que parecían danzar en las aguas, el desierto era un buen lugar donde explorar... Límites de países jamás conquistados, ciudades que algunos de mis corsarios habían navegado en sus proas...

La luz se extingue

Y un ángel se quedó dormido al llegar el alba... Creo que para siempre... aún no lo sé...

Sobrevolé las ocres dunas de África a bordo de una avioneta del Conde de la Conquista hacia la cueva de los nadadores, donde permanecí desde pequeña esperando paciente su llegada... Él nunca regresó... Y lloré en un averno...
Miraba la oscuridad y me cegaba, pero la tinta aún quedaba para escribir una historia parecida...
Él sólo recordaba mi nombre, nunca supo mi apellido finalmente, el Desierto idólatra me trajo como una de las más extravagantes hijas de las obras fatídicas. Entraba y salía como una sombra erguida, haciendo subyugar las fantasías en las adormecidas amantes clásicas del paganismo... Mis facciones no eran como las demás mujeres que había conocido, mi femineidad era digna de una obra clásica, examinaba mi contorno y mi cabello como la noche misma ¡le enloquecía!... Mi piel era pálida como una larga agonía, maldita sentencia de la muerte alentadora que hace de mi un oasis en medio del desierto...
La tinta se esparcía en mi cuerpo con tal sensualidad que ni cuenta me dí que estaba a punto de morir...
Arrojé mis páginas de la duna más alta, Oberón era mi obediente polichinela en la corte del absurdo, traía para mí su tétrica flauta dulce entonando melodías fantasmagóricas de una fatamorgona de amor con banda de música...
Estaba en un estado catatónico queriendo redimir todos los hermosos pecados en pos del deseo...
¡Allí estaba! más hermosa de lo usual, intacta como él me recordaba en este par de siglos alejado de sus caricias pecaminosas, estaba fría como el mármol, exhausta con un libro Siríaco normativo en arameo occidental... Me encontraba en la cueva de los nadadores muerta hace apenas un siglo...
El canto húngaro era para una misa de réquiem, donde Vincent declamaba el Cuervo como una de las poesías más enajenads de mi Padre...
¿Que haces aquí ángel? susurró Simún antes de estrellar su avioneta en el desierto conmigo en las alturas...
Nanael era un ángel matemático, pero no uno cualquiera, en el cielo Dios le había dado como misión celestial contar estrellas...
¿Que quieres de mí Nanael?
¿Que nos ves que una princesa malvada hay en mí?...

-Querida Ligeia, te escribo desde las dunas de mi corazón desierto, pues he visto incrédulo que el amor no te es indiferente y creo que es capaz de hacer daño a la bella e inalcanzable también. Es increíble como palabras como "te quiero, no te amo", calan tan hondo en ti, tu que enfrentaste a la misma Muerte Roja, que asesinaste a tu propio creador enterrándolo prematuramente, te enfadas con Ninómade pues según tu no te ama, pero ¿qué es amar para tí?, en tu teatro de las sombras, tu eres el mejor personaje y sólo dejas de actuar cuando duermes, cuando le dices adiós a los que sólo quieren verte crecer... me imagino a Ninómade sentado ingrávido en el faro al final del espacio-tiempo, esperando la vuelta de su amada, aquella que está tan lejos y la vez tan cerca y que por más que se le oculte pugna por salir cuando dejas el estado de vigilia. No importa si decides enviar a tus cuervos a mi desierto, de todas maneras los estaré esperando en la cueva de los nadadores junto al recuerdo de la mujer que amé-...
Sabía que era un ángel enviado por Raphaela pero huí al ver sus alas al querer acariciarme, mis manos eran garfios... Y no quería darle de arañazos... La luna se moría de envidia al ver mi sensualidad objeto de deseo por títeres, demonios, bufones, adonis, payasos, cuervos, humanos y diversos arque"tipos" artificiales, pero había algo en el tal Ninómade que me atraía hasta las vértebras... jamás será una títere, su cerebro tiene muchas vidas de libertad, mas su corazón es neófito en el amor...
y por eso es un Demonio...
¿Recuerdas el canto húngaro era mi canción antes de quedar dormida?... pensaré por un segundo que nadie quiso estrellarse junto a mí en su avioneta, que el desierto sólo quiso que mis alas negras las cubriera la arena por celos al sol...

calanda said...

...me quito los zapatos para entrar a tu castillo. Descalza, recorro rincones y dejo la melancolía y mis fantasmas furtivos fuera, que no molesten mi estancia ni desvíen mi mirada. Desvanezco con las melodías que derraman las estrellas en tu techo, despierto, y cubierta por la capa de algún duende despistado, atravieso paredes y descubro mis ojos reflejados en un espejo...tal vez no sea yo, hada sin alas, princesa destronada que perdió el unicornio con el que volar...tal vez sigo buscando mi reflejo, y junto a tí estoy cerca de conseguirlo. Te dejo un beso, y una recelosa curiosidad de seguir descubriéndote.

Creatura said...

Escribes largo y de corrido, como los buenos escritores, yo solo soy un principiante que se rinde siempre ante los mejores... a veces no somos nada y te das cuenta en los peores momentos...

espero me sigas visitando...

El caos es armonía

Creatura said...

Aunque no lo comento con nadie
Poe es uno de mis autores favoritos
lamentablemente los libros que tenía, se quemaron...

besos

Patto said...

siempre un gusto leerte, y la inviatacion pues que sea la proxima..asmito no haberte avisado.. un saludo y abraso

Humberto said...

Llego y me encuentro con una historia que me atrapa y no me retiro hasta terminarla...

Saludos!

Pd.Gracias por tu visita.

pablo h. said...

Sabía que un espantapájaro vivo custodiaba tu castillo y un ángel cuidaría tu sueños de féretro.
Te has preguntado por que la luna cumple su ciclo, porque se manifiesta enfadada y los vientos le temen y el mar sale huyendo,
yo también me he preguntado como el universo se deja influenciar por algunas constelaciones...
Pero prefiero no pensar...
es inevitable tus historias están entrelazadas con otras, fuí donde Algenib y leí algunas de ellas aunque debo admitir que entre sus comentarios habían historias conjuntas que no me había percatado, fuí donde Raphaela y curiosamente ví en ella un ángel con todas sus letras, leí el octavo laberinto y la desilusión humana le dió a mi cabeza, el razonamiento inteligente y desgarrador... ¿Y Ninómade? ¿verdaderamente existe o es una invención de Poe para asustar a las princesitas que no quieren quedarse dormidas?
tienes razón, tus cuervos despiden a los espíritus extraviados en medio de la noche,
y yo estoy perdido en una quimera que sepulta los recuerdos del ayer y que es el presente sin el pasado,
sabías que en medio de la noche yo también despierto gritando
y me pregunto que es de tí,
tu cuervos no dan pistas,
y si anduviera con otra,
si besara a otra creéme no sería el todo libertario,
en la morgues no hay señales de tu sombra, ni de tu poder literario que es fuego,
mientras tú te liberas, un ángel se queda dormida
tu recuerdo me aprisiona en las mazmorras de tu Teatro Colosal lleno de personajes que tu misma has creado para no morir de aburrimiento bajo tu féretro lleno de bufones y payasos irónicos que rinden pleitecía a la hija de un escritor pagano.
Más no sabía que era Poe tu inventor y que él te había dado tijeras en vez de manos, que Vincent era tu novio cuando eran pequeños y por amor a tí recitaba el cuervo cada vez que cepillabas tu pelo en tu habitación sombría sin que a esta le diera el sol del día, no olvides Ligeia que tengo una leve ventaja, te conozco desde mini princesa y conocí a tu ángel en el desierto, era un buen ángel aunque por los ojos nos salía fuego. sabía que tus manos revelarían el estado de la luna y su reflejo al ver al Estepario de Hesse, yo al igual te hubiese reconocido, Córtazar uno de mis favoritos.

Elisa de Cremona said...

increíble.
INCREÍBLE

Ligeia said...

Disculpa Pablo si no contesto tus comentarios pero tienes razón
el silencio que es un espiral constante, una similitud, una variante, ver el tiempo acorazado y escudado en un reloj embrujado por quien sabe quien...
Sabía que cuando mi reloj daba las doce un espantapájaro vivo me despertaba, sabía que era un ángel, vió mis alas un día y casi muere de la impresión pués no creía que anduviéramos en pleno día... ¡Sabes tengo un librito pequeño alguíén lo escribió para mí!, entonces enloqueció de algún modo, conoció a otras, y a otras, pero siempre estuve en su corazón clavándole una estaca pero sólo era un espejismo y no se puede amar un espejismo me había enseñado Ninómade en un lección de espanto, Ninómade es una invención, un demonio que habita en un faro olvidado y él es feliz viviendo como un eremita, bebiendo un buen vino y leyendo un buen libro... oculta que lee mis versos pero le he espiado y en su estantería tenía unos libros pequeñitos con mi nombre impreso...
Los años pasaron y siempre estuve como cosa pendiente, porque éramos grandes amigos ¡sólo eso! si me hubiera dado un beso le hubiese dado de arañazos... vino su primer libro y no me dí por enterada y siguieron las otras, vinieron otras, pero mi niñería, mi corazón malvado nunca pudieron desprenderse, hubiese imaginado que siempre fuí una niña, pero no una buena, una mala, vanidosa y la vez tierna, es rara la combinación pero así soy, no soy normal...
Tenía una mini corta, y me sentaba a fuera de mi casa a leer, él me miraba el alma, habrá pensado que era una idiota sabía perfectamente que... le contó a su madre de este amor tan irracional, su madre me adoraba porque parecía una muñeca, y yo era muy cínica, sé lo que las madres quieren oir, me quería para su colección personal entonces salí huyendo... entonces le contó a su mejor amigo y el muy traidor le dí con arrebatos, no tenía amigos, eran una amenaza, huyó de ellos, pero no por mi culpa se había vuelto un desquiciado, las soberbias literarias le habían dado ciertos egocentrismos y no permití que mi gran amigo se transformara en un Gonzalo Contreras que en cualquier tertulia literaria sólo habla de sí mismo...
Un día fué a verme y le contaron que mi ángel guía había muerto y ahí estuvo, ni siquiera me dí cuenta de que él existía, al verme llorar, lloró, me seguió pero los ángeles somos muy despistados y no le ví... Al otro día tocó mi puerta pero nadie salió... al otro y al otro... Hasta que un ángel le dijo... ella se fué lejos, a no la busques más...
Fuí una malvada, ni siquiera me despedí, pero estaba ida no tenía cabeza, ni alas... siempre estuvo en mi boca al pronunciar la palabra amistad, tristeza, esperanza...
Y ahí seguí, no hubo princesa que me destronara, ni ángeles que le tratase tan mal, pero los ángeles querían venganza ¡al publicar su segundo libro! dijieron...
Estaba leyendo un verso, cuando le ví, ¡era él! mi memoria ocular no me podía engañar, sus ojos no se podían apartar de mis ojos... yo lucía diferente... pero al escuchar mi voz de niña y al ver sus piernas delgadas, sus ojos no lo pudieron engañar más, fuí una pesada salí corriendo, no eran ni siquiera las doce para que huyera de esa manera...
Y lo ví... Me sentí orgullosa, tal como lo recordaba, aún más creativo de lo que era, ¡no te creas Pablo! le dije nunca he sido una niña buena...
pero según él nunca podría engañarlo... ni menos a él, era la combinación perfecta de diosa perversa, con una niñita pequeña. pero a él no le engañaba ¡era una niña! aunque mi apariencia engañe a muchos soy una niña finalmente...
Su novia actual me odia, lo quiere dejar, insiste que aún me quiere...y no se equivoca o aunque yo insisto que ni él lo sabe... su novia actual es hermosa, muy hermosa pero es normal insiste...
¡Claro! ¡como yo fuera tan buena!

Namasté said...

Gracias por tu entrada en mi blog
He visto que tienes una gran capacidad para escribir asi que volveré por este lado del mundo, el tuyo.

Gracias.!!

algenib said...

La luna se había completado, me iluminaba mientras volaba por el descendente camino que la musa de la noche Ligeia me hubo mostrado en busca del príncipe de los muertos Mordad me apercibí de algo muy importante: ¿dónde estaría su hermana? Mis divagaciones sobresalían sobre si estaría lamentándose en el monte Athos por las paranoias de Cassiel, o tal vez se dejaría ver por el reino de los cielos en pos de una pregunta crucial dirigida a su padre, o si quizá hubiese preferido seguir el camino de su eterna hermana o el mío. Sé que un día despertó llorando y quiso revelarse contra dios, tenía la inventiva, el don de las letras de Aída, pero el dolor se atravesó en su saliva, y yo dormía... Y no pudo hacer nada por nosotros mismos... ¡Raphaela! ¡Los laberintos de Alcatena y Mazzitelli están escritos con sangre ¡pero de enemigos! Discutiendo para mis adentros no pude llegar a ninguna conclusión, pero más tarde supe y llegué a comprender que no sólo yo las necesitaba para cumplir mi misión sino que ellas también me podrían necesitar a mí para tener ese por qué que todos llevamos en nuestro haber, en nuestras vidas. Llegué a pensar que durante mi entrevista con la dama de Poe ese ángel insurrecto observaría el plan para aprovecharse de mis actos, ¡y al mismo tiempo me la imaginaba llorando sin vuelta atrás con sus alas rasgadas por un amor perdido! Al fin y al cabo no andaba muy equivocado, y aguardé presto para que ocurriera cualquier reto inesperado. Cruzando el camino abierto por el denso bosque y a mucho de despedirme de mi reina apócrifa me sobrevoló una gran sombra negra y alada que descendió como un rayo para situarse en mi posición, me golpeó fuerte y rápidamente proyectándome a gran distancia. Dolor... Me incorporé como pude para descubir a un ángel caído que no conocía.

-Vuelve por donde viniste, este camino no te llevará a ningún sitio más que a una muerte segura. Y tal vez el camino de regreso también.
-No. Seguiré este camino, tengo que hacer algo. Déjame pasar -contesté-.
-¿Qué? ¿Cómo osas desobedecerme? ¿Sabes a quién le pertenece este camino? No tienes ni idea de lo que es la vida ni la muerte, y por lo tanto mereces morir.

Una vez y otra más me golpeó esa negra efigie hasta dejarme casi inconsciente, mi fuerza estaba en mi interior y no en mi exterior ¡no podía usarla! Casi fui víctima del golpe de gracia ya ejecutado por mi contrincante, de no haber sido detenido por el filo de una brillante espada que invadió a una increíble velocidad mi espacio y el de mi enemigo. Aquel filo tenía un movimiento grandioso y con la marca de exquisitez de ella. Me rozó y antes de haber detenido su movimiento ya había rodado por el suelo una cabeza, la de mi enemigo. Luego, aquel cuerpo alado se desplomó como un árbol cortado golpeando el suelo. Con una delicadez extrema enfundó su espada y, tras mirarme fíjamente a los ojos unos diez segundos que parecieron una eternidad, sin mediar palabra pero expresando un sinfín de pensamientos mentales, tal y como llegó se fue. Todo nos dijimos con una mirada...

...Sí, dulce Ligeia, sí, mi pluma fue tuya, el escribano sucumbió, y la estrella también. Vi tu rostro gracias a tu hechizo ¡fue un conjuro de amor! ¿Recuerdas? ¡Fue para enamorarme! Primero de tu hermana y luego de ti. Y te pertenezco, ya te pertenecía desde que me poseíste y ahora más por deberte la vida. No preguntes al oráculo cíclope quién soy... ya te lo diré yo. Mis letras vacían las mentes hostiles y llenan los deseos de belleza, los escribanos poseen esos poderes que tú ya conoces, equivalen a tus cuervos de oficio. Amor, la palabra soñada por los ángeles. Fatal resultaba la palabra amor, aniquila a los que ama, pero les ama... En el fondo todo es amor, la vida es amor. El cautiverio de tu medallón hebreo rebosa amor. Fuera ese aljibe, al diablo con él. Ríe como hiciste cuando te conocí. Tus labios siempre serán coloreados por las ninfas de la misericordia. Tu belleza siempre será extrema. Gracias por no ser una princesa mala, tú eres una princesa buena...

La reina de las sombras me había acabado de cautivar ¡me había defendido y había matado a uno de los caídos! Emprendí mi camino de nuevo sintiéndome más vital, más fuerte, estaba casi seguro de que otro conjuro estaba surtiendo efecto: la gran hechicera me estaba controlando a su manera para conseguir algo, ¡pero no sabía qué quería de mí! Al principio fue mi enemiga y siempre pensé que no lo volvería a ser jamás, pero la sombra de la duda acechará por siempre con un ser tan misterioso. Entre razonamientos llegué adonde el bosque concluía, el cielo desaparecía y habría que atravesar una puerta. No tardó en salir a recibirme una enorme bestia de varias cabezas con apariencia de perro, sigiloso, me habló:

-¿Quién eres y qué has venido a hacer aquí?
-Soy Algenib, no me conoces, no soy de aquí. He venido por Mordad.
-Pasa Algenib, te estaba esperando. Era verdad eso que alguien me dijo sobre ti, tu enorme aura proyecta paz y tranquilidad. Sigue tu camino y mantén tu suerte.

Un tímido y desconfiado agradecimiento concluyó mi encuentro con ese ser. ¡Me conocían! ¿Quién habló sobre mí? No había tiempo para conjeturas, todos mis sentidos estaban interpuestos hacia un destino, había recuperado mi fuerza, me abrumaba, deseaba soltarla cuanto antes. A cada paso ejércitos enteros de seres etéreos desfilaban murmurando entre ellos algo sobre mí, ninguno se acercaba pero todos me miraban, sorprendidos, ensimismados, apurados al verme. La oscuridad se iba haciendo más y más potente, la luz decaía hasta el punto de una noche contigua, un encierro desesperado de trabajos forzados que los condenados en el infierno tenían que pagar con su fuerza mientras sus pupilas yacían deshechas por no ver nunca luz alguna. Todo un largo camino visualizando almas castigadas por las sombras, un territorio extensísimo donde reinaba la oscuridad hasta el punto en el que para continuar debía utilizar mi propia energía para iluminar el camino, descendiendo, profundizando en la sima de su morada, para poder llegar hasta uno de los príncipes de las tinieblas tal y como predijo el anciano Percibal. Caminando y caminando con una abrumadora soledad, ya lejos de las almas sin ser, en plena oscuridad me asaltaron tres ángeles ¡blancos! En verdad estaban teñidos ya de un rojizo sangriento ¡estaban devorando a unos humanos ya muertos! Se sorprendieron al ver mi luz ¡No tiene alas! -dijeron asombrándose-. ¡Es un dios! No... Mi fuerza se hizo extensible. ¿Qué hacen unos ángeles en los infiernos cuando deben permanecer lejos de ellos? Mi saber se saturaba mientras mi violencia crecía y crecía a un paso demasiado grande como para frenarme. Las injusticias deberían ser salvadas con creces con justicia, mi luz creció, creció y les envolvió. Sus gestos expresaban muerte y desesperación, sus movimientos queraron anulados ¡les había paralizado y atravesado con tres haces de luz! Mientras acababan de ahogarse y morir por el efecto del calor en sus vísceras aún tuve tiempo para gritar al vacío para que me escucharan ¡este es el precio de la mentira! Y al poco de allí me sobrevino el príncipe que había venido a buscar. Mis palabras se habían escuchado en todo el territorio, ya no había vuelta atrás, había llegado el momento de culminar de una vez lo que comencé, una de mis misiones en este planeta, la muerte del príncipe de los infiernos Mordad. Aquel ser grandioso transpiraba una luz azul descomunal tras su negra vestimenta. De un tamaño enorme, como tres veces el de un humano, se acercó con gran lentitud y con una reverencia me saludó.

-Bienvenido al reino de los muertos, Algenib. Has podido llegar hasta aquí gracias a la traición, aquella que convive con dioses, ángeles y mortales, aquella que hasta tú has conseguido apreciar. Ahora ya conoces mis reinos, realmente más abajo no hay nada, te habría esperado en mi trono pero sabía que mis huestes ya te temen demasiado y te dejarían pasar. Hay millones de seres ahí detrás de tu luz que te siguen y desean devorarte, pero yo les castigaré por tener miedo. El miedo casi siempre es algo adquirido pero no es su caso porque sus miedos están fundados en el poder, ese poder que tienes tú y que no tienen ellos. Al sentirse inferiores te temen, precisamente lo que te va a ocurrir a ti dentro de poco. Eres fuerte y poderoso pero no sabes controlar tu fuerza, conozco tu historia, ya ha habido alguien que me la ha contado. Y realmente se respira nobleza a tu lado. Vuelve por donde viniste y acude a los cielos para proseguir tu camino, y si quieres morir, regresa aquí porque te estaré esperando. Hoy no tienes nada que hacer aquí.

Sin saber qué contestar agaché la cabeza mientras se alejaba dejándose caer a las profundidades por un agujero negro sin fin en medio del camino en espiral que lo bordeaba. Mi luz se apagaba, las voces de seres comenzaban a hacerse más y más cercanas. ¡No! Me lancé al agujero sin pensar. ¡Había algo que tenía que hacer! ¡Todo tenía su por qué! ¡Mordad! Caí frente a la ya enorme luz que me miraba fíjamente.

-¿Por qué vuelves? ¡Ve a los cielos! ¡Vete de aquí!
-He venido a hacer justicia cueste lo que cueste. No mereces vivir.
-Tú no eres nadie, no me hagas reír. ¿Sabes tú lo que es un dios? ¿Sabes tú lo que es poder realmente? Atácame y lo comprobarás.

Mientras acababa de pronunciar sus palabras la velocidad de la luz se hizo conmigo, un halo de luz amarilla atravesó su pecho, quedando atónito. Lejos de sucumbir ante ese ataque de gran calor, su luz creció y sus manos se unieron para crear fuego ¡qué increíble magia! Una gran bola de fuego salió de sus manos para alcanzarme. Presa de su poder, en el suelo, observé como desenfundaba una enorme espada que de un salto dirigió hacia mi cuerpo. Vencido, cerré los ojos escuchando un fortísimo choque de aceros. Abrí los ojos y mi sorpresa fue suprema, a mi lado izquierdo permanecía temblando por la fuerza el cuerpo de mi reina de la noche Ligeia, y a mi lado derecho la espada forjada por los dioses de Taotoken extendida delante del cuerpo de mi reina del día Raphaela, temblando al contener la fuerza de Mordad. Me incorporé rápidamente, los aceros cayeron al suelo y el rey de los infiernos dio unos pasos hacia atrás. Juntas habían conseguido detener su ataque.

Heredero de los Sueños said...

¿Podré dejar una huella merecible y no perenne en este frondoso lugar de veleidosa creación?

No creo... más haré un intento...

Traeré de mi Prado un que se yo... de un referido menesteroso para abrazar a esta Princesa oscurantina y dícese perversa, que dejaré pincelado al final de esta travesía.

Aún recuerdo el día que descubrí a LIGEIA... me absorté, quedé encrepusculado... lascivo con la mirada; no tan errante en dicho momento en que solo atiné a decir por vez primera ¡¡¡ESPECTACULAR!!!... requiebro que me dije, reservaría para un momento fundacional y de neo visiones; que me cegara y me incitara a la lectura y así ocurrió al verme confrontado frente a la "exuberante belleza de esta Princesa de la Obscuridad".

Detuve los cabalgos, abrí mi cantimplora del tiempo y me bebí tres sorbos de centurias, para sentarme con el debido ciclo que requería esta leyenda multiliteraria. Avancé unos cuantos kilómetros letrados, bordeando el estrépito de cada descubrimiento, y con el mismo embobamiento que ocurre a otros que vienen por aquí... terminé exhausto de tanta historia y misterio.

Más a sabiendas de mis búsquedas y los pasos de mi andar errante... Miré profundo a la mirada más oculta de LIGEIA y leí en ella un secreto, oculto, reservado para el Juglar de la Vida... que será sepultado en las catacumbas que ella misma cela con sus cuervos, porque este Heredero de Sueños, le leyó el alma... y ella sin saberlo, sucumbió ante mis ojos.

La desafié a guardar sus vestiduras de encaje negro, y a dejar sus labios de rojo furioso a expensas de mis andanzas... Le invité a un duelo... Recuerdo que ella aceptó... le llamó a mi osadía "un arrebato" y le insinué que caería rendida a mis pies.

Quizás, podría llegar a pensar que así fue, pero quedará ese misterio en manos del tiempo y del oráculo de las historias nunca develadas.

Ahora me resta contarle a esta Princesa que sé bien y a ciencia cierta del CONJURO DE LA LUNA, se lo hice saber hace unos tiempos de antaño... fue suya, por intermedio de la Magia que acarrean mis aves inmortales.

Su historia comenzó... ella la creó... es una, pero miles de miles a la vez. Su danza fue iniciada, a cuyo vals fui gratamente invitado y la pieza en que danzaríamos la bailaríamos el día en que LIGEIA cumpliera un año más (así fue planeado; ella no lo sabe, nunca lo sabrá).

El duelo postergado -también- se había reiniciado...

(El cierre final, una ofrenda: Nació en mi Prado un universo de "Seres Infinitos" que se atraen entre sí, que se consuelan entre todos, que se repiten las palabras de cariño mutuo y que así, circulando como una marea de afecto, van entrelazándose y causando hechos... ocurre el consuelo; se acoge y hasta se protege. La marea te trae rocío nuevo y te conforta, te remece, te emociona en muchos casos... y todo o casi mucho -cabe destacar- conseguido a través del poderoso efecto de las palabras... del buen decir y del "bendecir" de las letras que son capaces de levantar historias, clanes, tribus, castillos, feudos enteros y hasta imperios... donde podemos llegar a cobijarnos, a mimarnos y darnos aliento, sin miedo alguno, a dejar un riego de lágrimas, que poco a poco se irán evaporando hasta el olvido, habiendo dejado el légamo que hará renacer un acopio de frutos y de bosques verdes por donde se podrá jugar a ser libres y felices nuevamente... EXTRACTO DEL "Rumbo de las Ilusiones", de julio 03)

HdQ

El Heredero de los Sueños

kotto said...

princesa que hermoso post....
un beso

Ligeia said...

Fatídico resultaba en mis alas ¡un te quiero! ¡no te amo!...
¡Sed! tenía sed de las agua de un aljibe...
¡Creo que estoy de suerte!... Mis divagaciones sobresalían sobre mí lamentándose en el monte Athos por las paranoias de Cassiel, o tal vez se dejaría ver por el reino de los cielos en pos de una pregunta crucial dirigida a mi padre, o si quizá hubiese preferido seguir el camino de mi hermana buena o el mío.
Fué entonces donde me hice asidua de las inventivas de Algenib... Tenía un Castillo indiferente, un pincel de viento, un amor intenso y sobretodo vértebras, demasiado mortal. Mientras yo reclutaba demonios en su contra, él cuidaba de los ángeles.
Una vez que ejecutaba mi obra “dar vida a los espantapájaros” sentí el sabor a la blasfemia y era exquisito, unas ganas de alimentarme de su boca humana, me dirigí a la cumbre más alta de un abismo, le besé hasta quedarme sin aliento, cientos de ángeles que con arrebatos de sensualidad deseaban que les quitase las alas, degustar de sus tibios cuellos, la muerte tenía un sentido asesino y era exquisito...
No sé porqué recordó mi nombre, mis manos frías, mis ojos profundos tal vez, mi propio significado.
Mi dulce espantapájaro vivo no lo pudo soportar y por definir simples melancolías, a los pies del arcángel Miguel, el que mide el valor de las almas, le dí de mil besos hasta quedarse dormido, mi alma se desgarró completamente, mi espanto vociferaba gritos, en forma demencial. Entonces comprendí la maldad pura, que apenas deja llantos y sucede a la prolongación del abandono.
¡Muere!, el ángel de la misericordia que un día despertó llorando y quiso revelarse contra dios... Tenía la inventiva, el don de las letras de Aída, fué mi deseo llamar a Raphaela pero el dolor se atravesó en mi saliva, y él dormía en una muerte plácida... No pudo hacer nada con sus súplicas a su Dios y a sus Nueves Santos ... ¡Raphaela! ¡Los laberintos de Alcatena y Mazzitelli están escritos con sangre! ¡pero de enemigos! más tarde supe y llegué a comprender que no sólo ella necesitaba un ángel caído para cumplir su misión sino que Algenib también pendía de un hilo, necesitaba de mi sangre y sólo así le haría inmortal...
Al fin y Cruzando el camino abierto por el denso bosque y a mucho de pensar si le salvaría la vida pués él tendría mi sangre y eso le haría tan poderoso como la Reina de los actos Suicidas, sobrevolé hacía Raphaela una gran sombra negra y alada descendió como un rayo para situarse en sus terrenos, Me incorporé como pude para descubir a un ángel que conocía perfectamente.

-¡Que has hecho Ligeia has matado al escribano!-

Has oído hablar de la moraleja del reptil y el sapo, aún cuando este se arriesgaba a morir se tragó al sapo... y ¿sabes porqué? ESTÁ EN SU NATURALEZA...

-¡A quién quieres engañar Ligeia! necesitas venganza por Ninómade a cambio tu saldo es Algenib, sólo por que el curó mis alas el día que me estrellé en las dunas ocres en el desierto-

¡Raphaela! deudas son deudas él me pertenece, tarde has llegado a la misa de requiem ¡él está dormido!...

-¡Despiértalo! tú tienes el poder eterno, no quiero que muera, quién cuidará de mis laberintos, mis arlequines están errados quieren ser reclutas en el Teatro del Sombras, ¡despiértalo! ¿no ves como los cielos tiemblan al clamor clandestino?-

Sólo porque ví al ángel de rodillas y como Algenib no me era indiferente dejé que Oberón me diera un pequeño corte y le dí de beber de mi sangre, sentía el ardor y el dolor cubrir mis mejillas... ¡suficiente! ¡si le doy una gota más y muero!...

¡Ligeia! gritó Algenib y casi deja caer las puertas del infierno...

-¡Ya te pertenecía desde que me poseíste y ahora más por deberte la vida. No preguntes al oráculo cíclope quién soy... ya te lo diré yo. Mis letras vacían las mentes hostiles y llenan los deseos de belleza, los escribanos poseen esos poderes que tú ya conoces, equivalen a tus cuervos de oficio. Amor, la palabra soñada por los ángeles. Fatal resultaba la palabra amor, aniquila a los que ama, pero les ama... En el fondo todo es amor, la vida es amor. El cautiverio de tu medallón hebreo rebosa amor. Fuera ese aljibe, al diablo con él. Ríe como hiciste cuando te conocí. Tus labios siempre serán coloreados por las ninfas de la misericordia. Tu belleza siempre será mía, tú estás en mí ahora...
Entre razonamientos llegué donde mis pantanos concluían, el cielo desaparecía y habría que atravesar una puerta. No tardó en salir a recibirme un príncipe siniestro...

¿Quién eres y qué has venido a hacer aquí?
-Soy Algenib, no me reconoces,. He venido por Mordad-.
Pasa Algenib, te estaba esperando. Era verdad eso de que ya has dado tus primeras mordidas...

Un tímido y desconfiado agradecimiento concluyó mi encuentro con ese ser que yo misma había creado... ¡Me conocía! ¿Quién le habló sobre morder princesas y dejarlas desnudas? No había tiempo para conjeturas, todos mis sentidos estaban interpuestos hacia un destino, había recuperado mi fuerza, me abrumaba, deseaba sanar cuanto antes mi falta de sangre. A cada paso ejércitos enteros de seres etéreos desfilaban murmurando entre ellos algo sobre mí, ninguno se acercaba pero todos me miraban, sorprendidos, ensimismados, apurados al verme. La oscuridad se iba haciendo más y más potente, la luz decaía hasta el punto de una noche contigua, un encierro desesperado de trabajos forzados que los condenados en el infierno tenían que pagar con su fuerza mientras sus pupilas yacían deshechas por no ver nunca luz alguna. Todo un largo camino visualizando almas castigadas por las sombras, un territorio extensísimo donde reinaba la oscuridad hasta el punto en el que para continuar debía utilizar mi propia altanería profundizando en mi la maldad, para poder llegar hasta uno de los príncipes de las tinieblas tal y como predijo el anciano Percibal. Caminando y caminando con una abrumadora soledad, ya lejos de las almas sin ser, en plena oscuridad me asaltaron tres ángeles ¡blancos! En verdad estaban teñidos ya de un rojizo sangriento ¡estaban devorando a unos humanos ya muertos! Se sorprendieron al ver mi oscuridad ¡No tiene alas! -dijeron asombrándose-. ¡Es un diosa! No... Mi fuerza se hizo extensible. ¿Qué hacen unos ángeles en los infiernos cuando deben permanecer lejos de ellos? Mi saber se saturaba mientras mi violencia crecía y crecía a un paso demasiado grande como para frenarme. Las injusticias deberían ser salvadas con creces con justicia, mi oscuridad creció, creció y les envolvió. Sus gestos expresaban muerte y desesperación, sus movimientos queraron anulados ¡les había paralizado y atravesado con tres haces de luz! Mientras acababan de ahogarse y morir por el efecto del calor en sus vísceras aún tuve tiempo para gritar al vacío para que me escucharan ¡este es el precio de la mentira! Y al poco de allí me sobrevino el deseo del amor de un príncipe... Mis palabras se habían escuchado en todo el territorio, ya no había vuelta atrás, había llegado el momento de culminar de una vez lo que comencé, uno de mis deseos, la muerte del príncipe de los infiernos Mordad. Para ser la única Princesa de estas huestes... De un tamaño enorme, como tres veces el de un humano, se acercó con gran lentitud y con una reverencia me saludó.

-Bienvenida al reino de los muertos, Ligeia. Has podido llegar hasta aquí gracias a la traición, aquella que convive con dioses, ángeles y mortales, aquella que hasta tú has conseguido apreciar. Ahora ya conoces mis reinos, realmente más abajo no hay nada, te habría esperado en mi trono pero sabía que mis huestes ya te temen demasiado y te dejarían pasar. Hay millones de seres ahí detrás de tu oscuridad que te siguen y desean devorarte, pero yo les castigaré por tener miedo. El miedo casi siempre es algo adquirido pero no es su caso porque sus miedos están fundados en el poder, ese poder que tienes tú y que no tienen ellos. Al sentirse inferiores te temen, precisamente lo que te va a ocurrir a ti dentro de poco. Eres fuerte y poderosa pero no sabes controlar tu fuerza, conozco tu historia, ya ha habido alguien que me la ha contado. Y realmente se respira maldad a tu lado. Vuelve por donde viniste has llegado tarde a otro he heredado mis dominios...

Sin saber qué contestar agaché mi cabeza mientras me alejaba dejándome caer a las profundidades por un agujero negro sin fin en medio del camino en espiral que lo bordeaba. Mi oscuridad, las voces de seres comenzaban a hacerse más y más cercanas. ¡No! Me lancé al agujero sin pensar. ¡Había algo que tenía que hacer! ¡Todo tenía su porqué! ¡Mordad! Caí frente a la ya enorme luz que me miraba fíjamente.

¡Algenib!... era Algenib el nuevo príncipe de estos dominios y todo por unos cuantos besos he perdido mi corona...

Alexandra said...

Hermosas historias has escrito en los libros de los magos, encuadernados con piel te dijo una vez Poe, historias gloriosas de cielos que se abren, de marejadas que son sangre, santos y santas que quiebran su mano al rugido de los ángeles...
Pero, tan cierto como que Dios vive, digo que la fábula que Ligeia me contó, mientras se sentaba a la sombra de su lápida, es la más maravillosa de todas.
Cuando el demonio terminó leer sus historias, se acostó en la cavidad de la tumba y rió. Y yo no pude reír con él y me maldijo... Y la sombra que era de la princesa de ébano que eternamente moraba en la sepultura, salió de allí y se quedó a los pies del demonio y le miró fijamente a la cara...
Y esto huyó buscando refugio...

pablo h. said...

Sabía que eras ún ángel después de todo...
Recuerda que te conozco desde Princesita, hermosas palabras, no sé que decir después de semejante historia quedó escrita en mi piel de eso estoy seguro...
Gracias niña mía.

Carlos said...

Escribes de lujo.
Y los cambios, cambios son, apuntemos hacia otro destino, y sin nada que nos oprima alcemos las velas y comencemos ese nuevo camino...
Besos!

paulina y marco said...

encantadora y algo inquietante historia, caminar màs livianos a un ritmo irreal en lo real iluso, oscuro y con mucha luz al final del bello viaje que resulta ser la visita a tu blog

saludos
Pau y Marco

Tamara blue said...

Maravillosa historia.

georgie boy said...

Perdona hermosa Princesita voy en mi nave y tu nombre no hace más que desviar mi camino hacia las estrellas... Este piloto de Mazinger, compañero de Ayato, fanático de Poe y Bierce que canta con Sol y Lluvia y Yes, va a tu encuentro, aún sueño con estudiar las estrellas, mi padre me guía y no lo sabe, esperé 25 años una copa, un tiempo entregué rosas, ahora domino el Dragon Naciente de Rozan, tengo una ángel que es pequeñita, admiro a Fausto... ah! y un par de vasos de 3R para terminar no estaría mal...
Voy A TU ENCUENTRO PRINCESITA...

Ligeia said...

Piloto de Mazinger
¿dónde estás?, pensé que estabas extraviado contando estrellas en el desierto, y Ayato ¿dónde está? El Dragón Naciente de Rozan ahora te pertenece, ¿es verdad que tienes un ángel en miniatura? admiras a Fausto, Bierce, Poe ¿acaso no eres tú quien me regalo algunos de esos libros?...
Fausto tu obra favorita...

Raphaela said...

...Y desde las alturas podía contemplar cómo se lideaban batallas sin cesar, por esto, por aquello, siguiendo criterios difíciles de juzgar, excepto para Pércibal, mi leal arlequin en mi sueño... pero... ¡he despertado!
¡Luchas de Gigantes!... Individuales, en grupos o incluso en manadas de lobos esteparios... Los unos mientras se preparaban conscientes los otros...
De vez en cuando descendía y me acercaba a la ventana del escribano, con el fin de llegar al conocimiento que profesa...
Los ritos son necesarios... Mis libros, mis esferas o centros del poder les enfrento y ellos mismos, como si un cruel ángel me hubiera tocado con sus alas, me matan de las formas más inesperadas... La muerte no es el fin de mis hazañas sino el dolor de mis enemigos... ¿O el amor?... Poco importa a estas alturas del lado en que me encuentro ahora, si es a la diestra o siniestra de mi Padre... Tarde o temprano las cosas caen como una manzana ¡Entretanto no vayas donde Ligeia! Podría ser una trampa para tu alma noble... Lo mismo que a sus Príncipes de las Tinieblas Mordad, Segef, Lahatiel, Raziel, Uriel, Ziel... Ayer reyes de las profundidades, hoy sólo niños pequeños...

Pero él no me escuchó...

Comprobarás su fuerza y te sorprenderás que algunos de sus cuervos, demasiados poderosos para ser reales... Verás el Teatro de las Sombras edificado por mis laberintos de piedra. Verás con tus ojos el escaso grado de raciocionio de sus gárgolas al escudriñar los pantanos de la locura... allí se llevan a cabo las ejecuciones más impropias y ocultas de castigo de los ángeles... Verás a Demian por un lado, a Sincler por el otro y a Oberon su polichinela del Teatro del absurdo, queriendo devorar a mi amado Percibal mi arlequin más cuerdo... Tratando de desgustar su cuello haciendo uso de su fuerza desmedida. En sus actos verás el horror y descubrirás que debajo del día también se esconden tempestades disfrazadas para hacerme padecer... Por otro lado y más de continuo Percibal me ha comunicado que le sigues los pasos a Cassiel, le has visto esquivo con un diario entre sus manos, una pequeña bitácora de apuntes donde solo escribe mi nombre y a la vez huye perdiendo el juicio... Vagando por Berlín. Parece que el espíritu del cielo le ha metamorfoseado, su sed de ser humano le llevó a un estado deplorable, el amor no le respaldó a la hora de vencer a lo que él llamaba la realidad. La confusión y el raciocionio conversaron con él mientras lo escuchaba todo...
Y yo también enloquecí al ver que su corazón se desprendía de su tejido, vistiendo el dolor en vez de piel...

-¡No puedes ser mortal, el amor no es para los ángeles! Olvidarás a Raphaela y concluirás tu misión... La soledad y las lágrimas darán paso a la justicia y al recto camino.-
-¡No sean herejes! ¡Le contaré todo a tu Padre! ¡Es pecado! ¡No ves que estás muerta! hablaba la bruja, vistiendose de hada para que nadie le descubriese bajo la calamidad que ella misma había presajiado-...
-Traigo un mensaje de tu señor para el ángel de las lágrimas-....
Le dijo Baruch, maestro del árbol de la vida, mientras le abría el puño y se lo cerraba al dejarle un sobre sellado... Yo observaba Algenib detrás de sus letras bañadas en oro, antes de presagiar el oráculo cíclope su vida eterna... Cassiel tenía la mirada perdida. Se hayaba inmerso en un misterioso estado insalubre, quizás hechizado, desvitalizado, quizás enamorado sin darse cuenta. Sus ganas de vivir eran escasas. Baruch voló y Thagrinus antes de hacerlo soltó su monólogo hacia quien consideraba la justicia y la hacía prevalecer...

-¡Escúchame bien, por favor!. La próxima vez que entres en mis aposentos y bebas de mi confusión ¡Te mataré!. ¿Sabes quién puede ayudarte? ¡yo no!- y sin más prolongación, el abandono se hizo presente en nuestras cabezas...

Tras un largo rato en el que me acerqué más y más hasta la ventana, vi a Algenib en la carroza de Ligeia siendo transportado a los avernos... Poco a poco todo empezaba a encajar y comenzaba a comprender... Me faltaba ver en qué estado se encontraba el Poeta tras su paso por el Teatro de las Sombras y ver como el idiota de Caronte le daba la bienvenida en el mar muerto...
Ojalá no hubiese ido al fatídico encuentro... Escuché a alguien cercano hablar de luces y miradas... Me sumergí en sus dominios... Sabía perfectamente donde encontrarle....
Pero antes de encontrar a Algenib, Ligeia me encontró primero...

¡Que has hecho Ligeia has matado al escribano!

-Has oído hablar de la moraleja del reptil y el sapo, aún cuando este se arriesgaba a morir se tragó al sapo... y ¿sabes porqué? ESTÁ EN SU NATURALEZA-...

¡A quién quieres engañar Ligeia! necesitas venganza por Ninómade a cambio tu saldo es Algenib, sólo por que el curó mis alas el día que me estrellé en las dunas ocres en el desierto.

-¡Raphaela! deudas son deudas él me pertenece, tarde has llegado a la misa de requiem ¡él está dormido!-...

¡Despiértalo! tú tienes el poder eterno, no quiero que muera, quién cuidará de mis laberintos, mis arlequines están errados quieren ser reclutas en el Teatro del Sombras, ¡despiértalo! ¿no ves como los cielos tiemblan al clamor clandestino?-

Sólo porque me vió de rodillas y como Algenib no le era indiferente dejó que Oberón le diera un pequeño corte y le dió de beber de su sangre, sentía el ardor y el dolor cubrir sus mejillas cada vez más pálidas...
-¡Suficiente! ¡si le doy una gota más y muero!-
... Tenía la ventaja de la vigilia nocturna, de que sus noches fueran eternas ¡Y sí! Danzando las hermosas partituras que Beethoven había depositado a sus pies, sabía que reconocería cada nota en sus costosos vestidos de hilos de araña, sabía que danzaba con sus melodías y que el piano de su Padre Muerto tocaría una vez y otra vez aquellas partituras que le desprendían la piel y la hacía contemplar su tumba y sentirse la criatura más apartada de Dios...

...Los ángeles son los seres más perfectos después de Dios... decía un ángel al contemplar las tres tumbas...

Cerillo said...

Leí a Dante, a Lovecraft, a Poe, a Borges y ví los dibujos de Tom Burton. Me abandonó el miedo y su estética. Ahora me dan terror las cosas cotidianas. Lo mismo que a tu princesa,aunque tu cotidianedad es compleja

. said...

Tienes razón Ligeia era el Teatro de las sombras el que ví en la plaza de Anitígonas cuando era pequeño.

Ligeia said...

Leí a Dante, Lovecraft, Poe, a Borges, Bierce... Y Tim Burton sólo quiso dar vida a un mundo ensimismado. Me abandonó el miedo y transitar descalza bajo la luna de plata. Ahora me dan terror las cosas cotidianas como Cerillo lo había descrito antes que mi reloj lunar diera las doce... No había duda Hiberión había asistido cuando era pequeño al famoso Teatro de las Sombras y desde ahí la jerga circense habló su dialecto bufónico en la plaza de Antígonas... Raphaela tenía razón... Tenía la ventaja de la vigilia nocturna, de que mis noches fueran eternas ¡Y sí! Danzando las hermosas partituras que Beethoven había depositado a mis pies, sabía que reconocería cada nota en mis costosos vestidos de hilos de araña, sabía que danzaba con sus melodías y que el piano de mi Padre Muerto tocaría una vez y otra vez aquellas partituras que le desprendían la piel y la hacía contemplar mi tumba y sentirme la criatura más apartada de Dios...

...Los ángeles son los seres más perfectos después de Dios...

Amapola said...

"-¡No son tus alas de ébano, ni a tí a quién amo!..."

No sé como lo haces, pero eres una parte de mi.
Nunca te lo había dicho.

Besos de Opio mi bella

Pachmina hinó said...

Tienes razón era Shin Chan...

Alexandra said...

SÍ!!!...
Shin Chan!!!

Alewar said...

Un sol o la luna, el amor y el odio no son iguales, pero que es el amor sin el odio?

Como un mar sin sal, no sabriamos que ser, no es maldad, no es odio, no es amor, es...

qué es?

????

Enzo Antonio said...

Me gusta esa mezcla de misterio, horror, belleza y buenas letras.
Tu blog es distinto, pero muy bueno, es decir lo que escribes es muy bueno.
Saludos cariñosos, omejor dicho malignos.

Dark Euridice said...

Divina historia.... me gusto mucho tu blog y ese aire romántico de tus letras... :)
Pasaré seguido por aquí. Una siente bienvenida... :)

Javy Rregio said...

yo quiero de lo que fumas!!!!!!!!

jajaja.....saludos diosa de ebano y ya no abuse de esas sustancias.

angello said...

en serio que senti tus palabras. cada una de ellas vibrar en mi corazón, te felicito, sabes encontrar la razón en medio de la fantasia.

gracias por visitar mi blog.

**Rulo** said...

Excelente historia, no veo la hora de que continúe.

Espero tu visita...

Abrazos!

Silencio said...

Vine a deleitarme con tus letras de nuevo, besitos

Rafaella said...

Olá. Que prazer sua visita em meu blog. Pena que eu não entenda tudo por aqui... Só falo português!!! rs
Beijos!

MentesSueltas said...

Siempre es un placer especial recorrer tus letras, un encantamiento que moviliza...

Simplemente gracias por compartir tus creaciones.

MentesSueltas

VMN said...

excelente blog, no solo por tus escritos sino por el concepto en si.

felicidades!
shei

churra said...

Hatsa hoy no he podido leertecon detenimiento .
Impresionante blog .

Encantada

Pachmina hinó said...

Solucionado el problema Mikami!!!

Ligeia said...

Itsukí...
Que bueno que volviste al templo de los Ikawa, Pachmina estaba desorientada, te buscaba en las calles, en la plaza... Que bueno que volviste a ladrar en casa...

Pachmina hinó said...

Le compraré un collar nuevo, pero a él gusta sacárselo cuando anda jugando...... ahhhhhhh que extrañe a Itzukí Hino.......

gonzalo said...

cuántos secretos duermen bajo tu espejo lunar?

Alexandra said...

Te invito a mi planeta diminuto Ligeia, estuve en un pueblo en los alrededores de Francia... Tu canción favorita de Amelie La Noyeè se escuchó al abrir un libro de princesas que se quedan dormidas... Les Jours Tristes es mi nueva canción, creo que esta me dió un segundo impulso para volver a casa...

dull said...

Ayer vi a Poe caminar por la arena.
Lo salude con un ademan de manos, desde la terraza de un bar.

salud ligeia

Pacita said...

A usted le gustan mis arranques y a mí me gustan sus llegadas .....
Besos Princesa

JeJo said...

- Me has atrapado ...
Viaje contigo por este laberinto oscuro de letras donde te has encontrado con los grandes maestros .
- Has creado una historia ... y de Amor !.
Me has atrapado y seré un górgola más por este mundo ...

- Adiu madame .


Esta es mi ofrenda :
http://www.filelodge.com/files/room10/248842/Crow.gif

Anonymous said...

Oye! a tí Princesa! ¿ves que has conseguido? no fuí yo acaso que te dió la fuerza de salir de ese aljibe, de razonar con detenimiento, sabías como iba a terminar todo te lo dije y no era precisamente un mago para escribir una historia similar a esta y luego esconderme en una nube y que has conseguido siendo un ángel que la gente pase por tu lado y no te reconozca, que la gente no advierta que eres de otro planeta, pasas casi indescriptible siendo hermosa, pero nadie se ha detenido a ver tu alma, porqué la escondes, eres completamente natural y aduces parecer fría, porque te escondes y proteges a quienes tanto daño te causan, porqué eres tan extraña, porque si tu eres una flor pequeña y frágil te disfrasas de princesa oscura, no me gusta ver a un ángel teñir sus alas de colores y negar que puede sentir resentimientos, finalmente eres humana y grita si quieres...

Ligeia said...

... Cuando una mujer grita todo el mundo se queda mudo...
Y los hombres huyen despavoridos a la fuerza de unas alas inquisidoras...
Mujer, Demonio o Ángel que importa el color a estas alturas...

Alexandra said...

...Cuando una mujer grita todo el mundo se queda mudo...
Y el caráter tiene mejor semblante... Creo que jamás pasarás inadvertida, en fín, nadie te conoce desde mini Princesa que yo, y sé el color de tus alas, tus luchas constantes por los humanos en un mundo de fieras, donde el más cuerdo tiene algo de loco, donde las avispas se enceguecen, y salen a relucir cuan individualista puede terminar un alma por una libertad errada, tan errada que termina por sucumbir lo único maravilloso que puede otorgar la vida como una amistad... Hay veces que me cuestiono la relatividad humana, sus movimientos constantes, sus cambios de humor o amor, y descender en un fatídico abismo...
Aveces el raciocinio sicológico, lógico, deductivo e inductivo no acaparan los escaparates de mi biblioteca... y que más dá tener una biblioteca al aire libre, gracias a tus cuervos tu fobia a las aves han desaperecido, y cada vez tu literatura se vé más fortalicida por la magia que se hereda, que importa a estas alturas si LA NOYÉE suena con más fuerzas en tus pantanos oscuros, si danzas con la luna llena, si AMÉLIE descansa en un globo estático, si tus arlequines forman parte de tu Teatro que tu misma has edificado con cada unas de tus letras, dar vida a los espantapájaros, que estos no cedan por cansancio, que el requiem de las sombras jamás pase por aquí... decía la hada-abuela... En mi planeta diminuto todos saben que hablas el idioma de los niños, y los habitantes de mi planeta son dos pequeños que cuando los observo y río con ellos pareciera que el mapa de los tesoros ocultos sabía perfectamente que el valor de las cosas sencillas era mi horizonte... Ahora mis melodías estan intactas y las prefiero invictas el día de mañana, tengo mucha fuerza, dicen que cuando habla el alma, el corazón se vé por dentro... la vida tiene sus magias, y la hada-abuela sabía tanto de las cosas imperecederas...

pablo h. said...

Mi niña pareciera que tu voz suave jamas diera gritos, hermoso escribe Alexandra, ella es un libro abierto, la belleza se hereda y las letras vienen por añadidura... dicen que cuando habla el alma, el corazón se vé por dentro...

Dark Eurídice said...

No se si te había dicho que me gustó mucho este blog.... :)

Silencio said...

Vine a deserate un lindo Domingo, besitos

DE PROPOSITO said...

Só deixar uma saudação e o desejo que tudo vá bem.
fica bem.
manuel

Lord Comte von Anendorf said...

He sido bendecido, es decir maldecido, es decir bendecido, es decir el olor de tu perfume impregna aún mis frías paredes. No ha pasado desapercibido, ¿cómo podría serlo?: El rastro de la mezcla de mandrágora con naranjas azules y canela dorada es inequívoco...Suspiro satisfecho, mi ancha sonrisa compite con la afilada luna...A vuestros pies, eternamente, Inasible.

Rosscorpion said...

Ya tienes rato sin postear

Anonymous said...

Es interesante la lirica de tu prosa. Evoca el estilo que sigues. El universo de Poe y todas sus creaciones en busca de la conexion con el universo y la eternidad.